CARACTERÍSTICAS DE LA PROFESIÓN DE EDUCADOR DE CALLE

El Educador de Calle es un profesional de reciente implantación en España y que cada vez va adquiriendo mayor auge y presencia en la intervención social, motivado fundamentalmente por el progresivo deterioro de las instituciones tradicionales de sociabilización y el consecuente aumento de las situaciones de marginación e inadaptación.

    Las características fundamentales de esta profesión son:

1.- Existen dos vías para acceder a la profesión:

A) A través de la propia experiencia de trabajo en un medio abierto y posterior obtención de títulos y diplomas que le acrediten como educador.

B) A través de la realización de cursos y posterior período de prácticas.  También la preparación técnica se puede obtener desde el acceso a la carrera universitaria de Educador Social o Pedagogo Social -aunque no se contemple esta denominación- y un período de formación práctica

2.- La formación idónea exige, además de vocación y unas actitudes acordes al rol del Educador, una amplia experiencia de trabajo cotidiano en un barrio.

3.- Aunque la profesión la desarrollan fundamentalmente hombres, en los últimos años son mayoría las mujeres que se preparan para esta tarea. Las edades de este profesional oscilan entre los 20 y los 35 años.

4.- Educadores que comenzaron desde el voluntariado tienden a convertirse en profesionales, bien prestando sus servicios desde la Administración o desde entidades sociales.

5.- Es una profesión joven que se reinventa continuamente, adaptándose a los cambios sociológicos.

6.- El trabajo se desarrolla desde un equipo coordinado, aunque la intervención propiamente dicha la realiza el Educador individualmente.

7.- Se necesitan conocimientos sobre psicología del inadaptado, sociología de la marginación y sobre los medios que cuenta la sociedad y cómo usarlos.


LAS ACTITUDES Y APTITUDES DEL EDUCADOR DE CALLE

El Educador precisa de unas disposiciones, de determinados valores que deberá mantener constantemente si quiere garantizar su cometido. Fundamentalmente se trata de querer a los niños y jóvenes, pero también ayudarles a ser más personas en una sociedad que deseamos cambiar. Se trata de creer que es posible su educación, ya sea durante su tiempo libre, en la propia calle, en actividades culturales o deportivas, etc. Y todo ello dentro de un grupo concreto donde madurará como persona libre y autónoma, actuando con sentido y orientación, con autoridad y coherencia.

LAS ACTITUDES

    El Educador, junto con el grupo educativo, debiera elaborar un Ideario donde cada uno aportarse su opción por los jóvenes y más desfavorecidos, su estilo de trabajo, métodos, la sociedad que quieren alcanzar... Porque el Educador de Calle no se hace en las Escuelas ni por poseer un diploma, sino porque sus actitudes fundamentales han sido elaboradas y desarrolladas.

    Las actitudes necesarias del Educador, y que los demás deben percibir, son:

-Apertura hacia los otros.
-Vivir «con sentido» la propia existencia.
-Flexibilidad de carácter.
-Tenacidad, serenidad, paciencia y aguante.
-Sentido ético.
-Espíritu democrático, dejando a los demás margen para la iniciativa.
-Aceptarse a sí mismo y a los otros como son.
-Respeto por las personas y las cosas.
-Sinceridad abierta.
-Confianza en las personas.
-Amabilidad y simpatía.
-Dialogante y tolerante.
-No dogmático de los métodos.
-Dar cultura al joven.
-Capacidad para trabajar en equipo.
-Capacidad de empatía.
-Capacidad para aceptar a los otros
-Es coherente.
-Responsable.
-Saber escuchar y dialogar.
-Solidario.
-Crítico con la realidad.
-Sabe marcar los límites.
    
LAS APTITUDES

    Las aptitudes pueden ser innatas o se pueden adquirir con la práctica. Las cualidades básicas que ha de poseer un buen Educador serían:

-Capacidad para las relaciones humanas, tanto a nivel individual como grupal.
-Capacidad de iniciativa y creatividad.
-Capacidad de dedicación. Disponibilidad.
-Capacidad de decisión y compromiso.
-Capacidad de análisis.
-Capacidad de acogida, sin que nadie se sienta rechazado.
-Sentido de la organización y planificación.
-Interés y constancia en su trabajo, buscando los medios y recursos más apropiados para ser más eficaz.
-Saber mantener la autoridad sin imposiciones.
-Saber aceptar las propuestas de los demás.
-Saber escuchar.
-Saber trabajar en equipo.
-Saber hacer aportaciones útiles al grupo.
-Cooperar en el funcionamiento del grupo, resolución de conflictos, etc.
-Fortaleza y tenacidad para vencer las dificultades.
-Equilibrado psíquicamente y socialmente.
-Con sentido de proceso y capacidad para desaparecer.
-Preocupación por el otro.
-Respeto por la persona.
-Consciente de sus limitaciones.
-Entusiasmo que anime y aliente.
-Motivador, conociendo de antemano los intereses de las personas y la realidad en la que se trabaja.
-Imparcialidad, valorando por igual a cada persona.
-Tacto, sobretodo a la hora de hacer críticas u observaciones.
-Dinamismo y sentido del humor.
-Capacidad de análisis, reflexión, investigación y crítica de respuesta ante situaciones nuevas.
-Resistencia a la frustración.
-Disposición para coordinarse con otros profesionales.
-Recursos y técnicas personales: manualidades, deportes, guitarra...etc.
-Preocupación por la juventud.
-Cercano al chaval.
-Preparación profesional: Conocimientos de psicología y sociología de la marginación, conocer medios y recursos, planificación y programación..
-Formación continua.
-Sentido del humor y optimismo


FUNCIONES DEL EDUCADOR DE CALLE

Los Educadores de Calle trabajan desde la comunidad, con la persona y el grupo, pero dentro de un equipo. Su acción es educativa y planificada. De ahí que sus funciones vayan desde la coordinación, el seguimiento y la derivación hasta el propio  tratamiento individual y/o grupal.
    
Funciones de coordinación:

        -De un equipo de educadores.
        -De grupos juveniles.
        -De actividades o programas.

 

Funciones de seguimiento:

        -De chavales con fracaso escolar.
        -De presos y ex-presos.
        -De niños de acogida, protección y reforma.
        -De otras personas y colectivos.
    
Funciones de derivación:

        -Hacia los recursos del barrio.
        -Hacia otros recursos de la ciudad o país.
    
Funciones de tratamiento:

        -De conductas inadaptadas.
        -De problemas puntuales.
        -De casos individuales y/o grupales.

    El trabajo del Educador tiene incidencia en todas las áreas que rodean a la persona y su acción va encaminada a mejorar no sólo las relaciones interpersonales sino también con el entorno. Así, la acción de calle tiene en cuenta todos estos aspectos:

 

A NIVEL GENERAL/COMUNITARIO

-Análisis de la realidad e investigación social. Estudio de necesidades y situaciones. Conocimiento de causas, situaciones y fenómenos sociales. Conocimiento de los recursos existentes o que se pueden crear.
-Descubrir o detectar casos para la intervención. Va al encuentro de los niños, jóvenes, adultos problematizados.
-Establecer relación con las personas y los grupos del territorio donde interviene, hablando con todos, siendo solidario.
-Atender a las relaciones que ha de mantener con padres, vecinos, entidades y sociedad en general.
-Trabajar en equipo y de forma coordinada con otros profesionales.
-Iniciar o promover procesos de cambio en la comunidad, motivando y sensibilizando.
-Gestionar actividades y servicios o motivar y ayudar a sus promotores.
-Programación, gestión, organización y evaluación de su intervención.
-Coordinación con entidades que realicen tareas educativas y de animación -casas de cultura, centros sociales, universidades populares, asociaciones deportivas, grupos sociales...-.
-Conocer la comunidad e integrarse en ella.
-Crear servicios dirigidos a la infancia y juventud -centros y clubes de tiempo libre, centros abiertos, centros de día, talleres ocupacionales...-.
-Contactar con otros núcleos sociales - jurídicos, culturales, sociales...-.
-Erradicar posibles situaciones de marginación.

A NIVEL FAMILIAR

-Contactar con las familias y sus problemáticas -escasos recursos, padre ausente, hermanos drogodependientes, falta de comunicación...-.
-Mejorar las relaciones muchacho-familia.
-Favorecer un ambiente normalizador.
-Ayudar a resolver situaciones conflictivas y a mejorar la relación entre sus miembros.

A NIVEL GRUPAL

-Potenciar las posibilidades creativas del individuo y del grupo para que se integre en la sociedad.
-Facilitar que en el grupo surjan iniciativas y actividades y que el grupo se autoorganice.
-Promover y orientar grupos de reflexión o de acción.
-Incentivar las iniciativas que tengan por fin la transformación social.
-Promover la comunicación y las relaciones entre los individuos y los grupos de la comunidad.
-Facilitar la comunicación intergrupal.
-Conocer a las personas, cómo son, qué problemas tienen.
-Animar la vida de los grupos, las actividades.
-Orientación y relación personal.
-Mediar en los conflictos.
-Despertar conciencia crítica a los jóvenes
-Realización de actividades grupales: juegos, deportes, campamentos, senderismo, excursiones, fiestas.
-Mejorar la capacidad relacional a nivel familiar, amigos, comunidad...
-Ayudar al logro de una mayor comprensión del mundo.
-Prevención de la drogadicción y reinserción del drogodependiente.
-Inserción social de los gitanos, inmigrantes, ex-presos, minusválidos, alcohólicos, enfermos...

A NIVEL INDIVIDUAL

-Modificar o reconducir actitudes y conductas agresivas y de rechazo, conductas sobreadaptadas, manías, impulsos, conflictos emocionales...
-Acoger, orientar, acompañar y dar sentido a la vida de las personas.
-Capacitar a los chicos con problemas ofreciéndoles alternativas a nivel familiar, escolar, personal...
-Canalizar hacia el mundo laboral a los jóvenes.
-Intervención y apoyo a chicos que comenten actos delictivos -informes al Juzgado, visitas en la cárcel...-.
-Restablecimiento del equilibrio personal.
-Fomentar la iniciativa personal.
-Relacionar al joven con los grupos sociales del barrio.
-Incidir directamente sobre factores carenciales que pueden afectar al desenvolvimiento integral.
    
A NIVEL JURÍDICO

-Se interesa por las causas pendientes.
-Buscar alternativas al internamiento en reformatorios.
-Denunciar la lentitud de la justicia o la masificación de las cárceles.
    
A NIVEL ESCOLAR

-Exigir escuelas en el barrio.
-Buscar alternativas al fracaso escolar.
-Contactar con el profesorado. Sensibilizar, coordinarse, buscar soluciones.

A NIVEL LABORAL

-Exigir la creación de escuelas-taller, talleres ocupacionales, etc.
-Informar sobre búsqueda de empleo. Acompañar, asesorar.
-Potenciar las iniciativas.
-Promover el empleo juvenil.

    Estas tareas debe compartirlas el Educador con el grupo con el que
interviene, siempre que ello sea posible.

 


 

 

 

imagen cursos educadores de calle

 

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE

Duración: 1000 horas.
Titulo propio
Diploma acreditativo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacion

Los alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR DE CALLE más 4 a elegir entre: Psicologia para educadores, Animador Especialista en Dinamica de Grupos, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero, Experto en violencia juvenil, Mediador Social en educacion afectivo-sexual, Mediador en marginacion e inadaptacion social y Mediador Social Intercultural obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de EXPERTO/A EN EDUCACIÓN DE CALLE (Intervención en medio abierto).

No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 

 

 
   Tambien para Latinoamerica
 
 




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03